miércoles, 11 de febrero de 2009

Críticas de cine: Mi nombre es Harvey Milk 8'5/10



He de confesar antes de nada que me considero amante de los biopics... Me gusta que me muestren vidas que significaron algo, que fueron importantes por algún motivo, que cambiaron cosas. Me gusta que el cine se nutra de realidad y nos demuestre que no sólo de ficción vive el hombre y que hay historias que no hace falta inventar.

Si encima la cinta está protagonizada por Sean Penn, no lo dudo ni un momento...Aunque en este caso me hizo dudar la dirección del Sr. Van Sant, con quien me enesmisté despues de tragarme su pseudodocumental egocentrico Elephant.


Ahora he de reconocer que Harvey Milk nos reconcilió.

Sorprende y asusta a veces echar la vista atrás, volver la cabeza tan sólo treinta años y descubrir que el mundo era un lugar un tanto horripilante en algunos sentidos. Van Sant retrata ese mundo retrógrado e intolerante de principios de los años setenta con tanta maestría que no puedo más que quitarme el sombrero, un mundo en el que a los homosexuales se les prohibían los derechos civiles tan básicos como el derecho a la vivienda o a un trabajo digno.


Harvey Milk es la historia de un hombre que no se conformó con lo que le había tocado vivir, que decidió, no hacer entender a nadie sus motivaciones ni sus gustos, sino obligarles a otorgarle un derecho que por nacimiento le pertenecía, el derecho a ser respetado.


Para valorar la actuación de Sean Penn aconsejo a todo el mundo que nada más ver la película le eché un vistazo a las imágenes de archivo del verdadero Milk, sólo así se puede ser consciente del increíble trabajo que ha hecho el norteamericano para mimetizarse con su personaje, cada movimiento, cada gesto, cada inflexión de la voz, es alucinante.


La cinta de Van Sant es sin duda lo más cercano y fiel que una película podía ser al respecto. El retrato que hace de un San Francisco convulso y en pie de guerra es simplemente impecable. Supongo que esto tiene mucho que ver con la facilidad con que el director acerca sus películas al documental sin serlo realmente. La utilización de imágenes de archivo hasta el punto de no utilizar ni siquiera una actriz para uno de los personajes sino continuamente la original, no hace sino que introducirte más aún en la película y en atmósfera.


Ya hemos hablado de Sean Penn, pero hablemos ahora de Emile Hirsch y de James Franco y por qué no de Josh Brolin, los primeros enormes en sus actuaciones, sobretodo Franco al que deberían dar urgentemente un papel preotagonista, lo está pidiendo a gritos, Brolin correcto en su papel de bailar con la más fea aunque ni mucho menos tanto como para merecer una nominación por secundario. El único que chirría o más bien espanta de grotesco es Diego Luna que se pierde y se empantana en una actuación histriónica y ridícula que a veces te llega hasta a sacar un poco de la película. Incomprensible.


Estamos ante un magnífico biopic, pero sobretodo ante una gran película, que hará que te muerdas las uñas de impotencia y que sientas por lo menos una vez no haber nacido en una época en la que todavía había tanto que conquistar.

4 comentarios:

troncha dijo...

Merece muchísimo la pena la película, además el papel de Penn es increible, para mi el oscar es para él, pero no he visto todavía la de Rourke, veremos a ver.

Saludos...

kikujiro dijo...

Estoy completamente de acuerdo Troncha, para mi el Oscar es para él por ahora sin duda, pero tampoco he visto a Rourke, aunque muy bien lo tiene que hacer...

MRM dijo...

Desde luego es una película de morderse las uñas y de disfrutar, pero mucho, de la caracterización de Penn, porque como tu dices, de verdad que merece la pena echar un vistazo al verdadero Harvey Milk y luego ver para creer...
James Franco no podía ser mejor pareja. Para mi su mejor actuación quizás esté en Condenado (City by the Sea), que la coprotagoniza con Robert de Niro, te la recomiendo porque es también una buena película y muy intensa.
Un saludo pequeño Kikujiro! ;)

http://millionmilesofmusic.blogspot.com/

kikujiro dijo...

Muchas gracias por tu comentario MRM, un saludo y gracias también por visitar el blog!