jueves, 14 de agosto de 2008

La joya del mes: La Gran Guerra Yokai 9/10


Bueno, pues llevaba mucho tiempo pendiente de ver esta película pero nunca me animaba del todo, su baja calificación en Filmaffinity, un 6'2, y el hecho de que en la portada la calificaran de familiar, me echaba un poquito para atrás, pero el lunes finalmente me decidí a echarle un vistazo, y lo primero que hice nada más verla, fue ir a FA y ponerle un 10, si un diez redondo y perfecto.
Esta cinta demuestra que Miike es sin duda el director más versátil que ha dado el cine en muchos años, tan pronto rueda un thriller sangriento y ultraviolento, (Ichi the Killer), como un drama onírico y existencial (Big Bang Love Juvenile A), una comedia musical (La Felicidad de los Katakuri) o una de las mejores películas de aventura y fantasía que yo haya visto nunca, que no es otra que la joya de este mes (La Gran Guerra Yokai).
Tadashi es un niño de 10 años que pasa una temporada en el pueblo de su abuelo, siendo como es un niño urbanita Tadashi desconoce las tradiciones y leyendas populares japonesas tan arraigadas en la población rural. Una noche acude al festival del nombramiento del Jinete Kirin, aquel que miles de años atrás empuñó una espada legendaria para derrotar al demonio de la montaña y encerrarle allí para siempre. Para su asombro y el de todos los presentes el elegido de este año no es otro que Tadashi, que no le hace mucho caso al nombramiento hasta que su abuelo le habla de la espada legendaria que ahora le pertenece a él y que está encerrada en el corazón de la montaña del demonio. Tadashi decidirá demostrar a todo el mundo que no es un cobarde e irá en su busca. Pero mientra él se aleja, un espíritu demoníaco ha vuelto a la vida y está aprovechando el rencor que sienten los objetos inanimados al ser abandonados por el hombre y está trasnformando a los pacíficos Yokai, espíritus y duendes bondadosos en terribles máquinas de matar que destrozarán pueblos y aldeas hasta llegar a la capital del rencor, Tokio.
Que locura, no?
A partir de ahí asistimos pasmados a una procesión de los personajes más originales y delirantes que hayamos visto jamás, cientos, miles de ellos, algunos ya los hemos visto antes en cintas de Miyazaki, como en El Viaje de Chihiro y La Princesa Mononoke. Cada escena es si cabe más sorprendente que la anterior, Miike abre el grifo de la imaginación y deja que esta se derroche, te inunde y te maraville. El director se embebe de las leyendas tradicionales de su pais y crea la obra más original que te puedas imaginar, cada escena es un golpe de magia y fantasía, con un poderío visual pocas veces alcanzado antes.
Pero esta no es una película familiar, ni mucho menos, ya que algunas escenas son tan tétricas y oscuras que provocarían pesadillas a los niños durante semanas.
Realmente disfrute muchísmo viendo esta peli y más de una vez me di cuenta de que llevaba demasiado tiempo con la boca abierta y se me estaba empezando a secar, literalmente.
Una mezcla explosiva entre La Historia Interminable, Alicia en el País de las Maravilas y El Viaje de Chihiro pero con un personalidad propia y con toda la magia visual que se podría esperar de una mezcla así.

1 comentario:

Daniel Utrilla Cerezo dijo...

A mí personalmente me gustó la película. En ocasiones un poco ñoña y algunos "mostruitos" son para darlos de comer aparte, pero tiene cosas super chulas.